Seguidores

jueves, 19 de abril de 2012

EN CASA DE LOS ABUELOS




EN CASA DE LOS ABUELOS

Cuando estoy en la casa
de mis abuelos,
me parece que estoy
en el mismo cielo.
Me imagino que el cielo
debe ser algo así,
que llames y te abra
una cara feliz,
que te abrace y te diga:
¡Cuánto te he extrañado!
Que te invite a pasar
con el ánimo hinchado.
Que tu estancia esté lista,
con las sábanas lavadas.
Y al agradecer el gesto
oigas: Venga, que no es nada.
Nunca me imponen horarios,
jamás me aplican sanciones
y en la mesa siempre hay hueco
para un plato de orejones.
Se respira confianza,
la vida va sobre ruedas,
como un remanso de paz
con diferentes veredas.

Mis abuelos pertenecen
a otra generación.
En casa de ellos, por norma,
yo me siento inspiración.

Cuando me marcho, sonríen,
lagrimeando a la par,
y me dicen: ¡Vuelve pronto!
¡No te hagas de rogar!

22 comentarios:

  1. Preciosos tus versos que nos recuerdan la siempre grata visita a los abuelos. Para los que ya no tenemos estos seres entrañables, tu poema trae una brisa agradable en el recuerdo de la niñez.
    Feliz día

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo que no tuve la suerte de conocer a ninguna abuelo(murieron muy jóvenes) te envidio, y releo tus versos con nostalgia...como será el abrazo de un abuelo????
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carmen, buenas tardes, preciosidad de poema dedicado a los abuelos, que maravilla, te felicito amiga, un fuerte abrazo.
    Te deseo un fuen fin de semana.

    Lola.

    ResponderEliminar
  4. …gracias por tu visita… tus palabras
    Y tu cariño, mi acuse de recibo será
    Para todos iguales por falta de salud
    Y tener hora en visita médica.
    Muchas gracias y te dejo mi cariño
    También, nos veremos.
    Besos
    Marina

    ResponderEliminar
  5. Que poema tan bello, un precioso homenaje a tus abuelos........leyéndolo me has dado cierta envidia ya que yo,desafortunadamente, he sido huérfana de abuelos así que no he recibido ese cariño especial que dan los abuelos, ¡¡no he tenido las ventajas de los nietos!! Por ello ahora que ya soy abuela me gusta ejercer cómo tal "malcriando" a mis nietas que para educarlas ya están sus padres y a mí me toca disfrutar de ellas.Besotes

    ResponderEliminar
  6. ¡Dios, qué recuerdos! La tabarra que daba yo a mis abuelos maternos allá en el pueblo. Me daban galletas (de comer) todos los días ¿sería para que me fuera con viento fresco? jajaja es broma. Cariñosos y con paciencia eran sus virtudes.

    Me encantó leer tu hermoso poema, y la foto con que lo ilustras es muy bella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Precioso, (a mi nieto lo veo muy poco por distancia...)
    Ayer me tocó despedirme a mí de él...lloré, y hoy me encuentro con esta forma hermosa de escribir sentimientos. Gracias

    Buen jueves, bss

    ResponderEliminar
  8. Los abuelos tienen ese plus extra que en ningún lugar se encuentra.
    Disfrutarlos mientras se puede nos darán esos momentos que jamás se olvidan.
    Muy lindo Carmen.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Yo, por desgracia, sólo conocí a mi abuela paterna y, la pobrecita, estaba con demencia por la edad. Lo que si concocí fue a los abuelos de mi esposa, por parte materna, y eran unos seres especiales y entrañables...como si fueran los mios. Pasaron muchas visicitudes pero era asombroso lo bien que sabían vivir. Eran Geniales.
    Preciosa Poesía, Carmen. Me ha encantado y me ha recordado aquellos tiempos tan maravillosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Carmen , precioso poema dedicado a los abuelos, para mi que hace años que ya no los tengo, pues casi no llegue a conocerlos , es como una brisa fresca de sentimientos , pues los he sentido cerca por unos momentos.Que tengas un hermoso día.

    Un cálido Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué poesía tan bonita Carmen, y que recuerdos el de la casa de los abuelos ¿verdad?, me has hecho mirar atrás en el tiempo sacándome una sonrisa. Muchas gracias. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Hau que disfrutar de ellos
    siempre que se pueda
    que luego se van muy pronto
    y te dejan el sabor amargo
    de la ausencia

    ResponderEliminar
  13. Cuanto diera hoy por tener esa caricia de mi abuelita...

    Preciosas letras Carmen.

    Mi abrazo y lindo fin de semana

    ResponderEliminar
  14. Tus versos me han vuelto a tiempos pasados,cuando me hacian la merienda y todo les parecia poco para mi,un poema hermoso,un abrazo.J.R.

    ResponderEliminar
  15. Hola Carmen:

    Hermosos versos, que hablan de esa hospitalidad familiar cercana y entrañable.
    Es verdad, yo también lo he vivido con mis abuelos y era una buena costumbre, sana y saludable que no debiera nunca perderse.

    Te envío un abrazo. Juan.

    ResponderEliminar
  16. Quer sensacion reflejaron tus palabras.. esa calidez... la sensacion se saberse protegido y formar parte de un lugar, de una famila.

    Precioso... como siempre.

    Besos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  17. Hermosa sensación de plenitud la que nombras tan hermosamente en tus versos,Carmen. En realidad debe ser así el Cielo! Me gustó eso del recibimiento...tan cálido, tan especial.

    Abrazos, y felicitaciones grandes, querida Carmen!

    ResponderEliminar
  18. Que suerte que tenes si bien tuve dos abuelas nunca supe la maravilla que debe de ser
    ***Tener abuelos****
    mil besos

    ResponderEliminar
  19. Gracias querida por tu comentario
    Tus letras me llegan...Te dejo jazmines en el umbral de tu vida

    ResponderEliminar
  20. …gracias por tu visita… tus palabras
    Y tu amistad.
    Muchas gracias por el poema de "Los abuelos" precioso... fijate pue yo tengo uno publicado de la casa de los abuelos ...ellos de Asturias que era mi marido e.p.d.y ya le puse dos veces al blog y gusta mucho...es que los abuelos ....
    También te agradezco que te guste mi poesia de la rosa y el libro.
    Besos
    Marina

    ResponderEliminar
  21. Me encantaron tus versos… quizá porque soy abuelo.
    Gracias por compartirlos.

    Salvador Pliego

    http://salvadorpliego.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  22. Cuantos memorables recuerdos has revivido dentro de mí, con tus letras. Aquellos tiempos, en los que era niña y todo era felicidad.

    Sin lugar a duda, los abuelos, siempre tan sabios, amorosos, y consentidores, dejan una huella imborrable en nuestras vidas.

    Sensibles y bellas historias, detrás de cada cabecita blanca.

    Abrazos alados, Carmencita.

    ResponderEliminar