Seguidores

martes, 27 de noviembre de 2012

¡COMO DUELE TU AUSENCIA!




Poema dedicado a Jaime, uno de mis alumnos, autista, durante el curso 1987-1988.


¡COMO DUELE TU AUSENCIA!

Tu silencio es tan tuyo
que me mantengo cerca,
pero no te interesa nada
de lo que yo quiera enseñarte.

No soy capaz de atraerte
con mi esfuerzo.
Todo es inútil, te niegas
a aceptar mi presencia,
a captar mi mensaje.
Tu mundo ya es perfecto para ti
y no pareceres desear compartirlo.
con quién quiera cambiarlo,
como yo,
ni por mí,
ni por nadie.
Tu no permitirás que penetremos
en ese laberinto que convierte
mi nombre en un sonido indiferente
y mi presencia en aire
¡Cómo duele tu ausencia,
tu inexpresión, tu desaire!



18 comentarios:

  1. Amiga Carmen,hay veces en la vida que se impone el olvido como única alternativa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La ausencia es un dolor que nace de la profundidad del alma y lo arrasa todo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Quiza ese desaire sea miedo a expresarse

    ResponderEliminar
  4. Esos Silencios, que se imponen y son invulnerables para quien quiere penetrar, desde fuera, en ellos.
    Preciosa Poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A mi me parece que hablas de esa ausencia involuntaria que trae cierta enfermedad...quizás esté equivocada, pero siento que es así porque las otras ausencias (por desamor) no se pueden forzar,por más empeño que hagamos. Y tú sabes de amor...
    Y lo que siento comulga muy bien con ese paisaje seco d ela fotografía...

    Bello, impotente, y nostálgico poema.
    Mil besos,Carmen!

    ResponderEliminar
  6. La persona que padece de autismo es así, esto no se puede cambiar solamente un profesional podría lograr un cambio pero poco a poco .Tiene que ser muy duro entregarse y tratar de enseñar a alguien del que no recibes ninguna respuesta, tu poema describe tus sentimientos al respecto y te ennoblece por todo lo que hiciste aunque sin resultados pero el autista no es responsable de su forma de ser.Besotes

    ResponderEliminar
  7. Carmen,realmente es una gran prueba querer comunicarse y enseñar a alguien que está ausente...Mi respeto y admiración por tu labor de maestra llena de paciencia y entrega,amiga.
    Mi felicitación por el poema,que nos muestra tu dolor y sensibilidad.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre,poeta.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. No se puede remar contra la corriente, hay amores que no nos corresponden y se sufren.
    Me encantó Carmen.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Una ausencia absoluta.
    La impotencia que deja el intentarlo y saber que apenas podrá ser. Apenas podremos traspasar esa cruel muralla...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Tú dolor lo trasmites tan minuciosamente que hiere. Se palpa su densidad en cada palabra. Ante una ausencia tan brutal nada podemos hacer, quizá seguir intentando el acercamiento si la debilidad no nos alcanza.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Hay personas que sentimos a años luz de nosotros aunque estén justo enfrente, es terrible el sentimiento de impotencia.
    Un buen poema Carmen un beso fuerte

    ResponderEliminar
  12. hola bonita ...verngo pronto ya que veo una pelicula en la tele y hcen un descanso
    gracias por tus palabras y tus bonitos versos de amor al des-aire
    te deseo un feliz domingo y entrada de semana.
    besitossssssssssssss
    Marina

    ResponderEliminar
  13. Bello y conmovedor poema. La indiferencia duele tanto como la ausencia. Muy bueno! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Es precioso Carmen. En ciertas discapacidades, lo importante es lo que nosotros hagamos, pero que duda cabe que somos humanos y nos gustaría ver que la persona sonríe o es más feliz. Estoy segura de que estas personas lo son con nuestra ayuda, aunque no puedan expresarlo.

    ResponderEliminar
  15. Te comprendo perfectamente, Carmen, yo también he trabajado con dos niños autistas, y solo he conseguido que me acepten los dos, pero ellos tienen su propio mundo, y es todo un reto atravesar el muro que construyen... no te rindas nunca, quizá algún día brille un destello de luz, después una estrella, y al fin se derribe el muro que les separa de nosotros.

    Mi cariño, con estrellas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  16. ¡Cómo duele tu ausencia,
    tu inexpresión, tu desaire!

    Mi querida Miga Carmen.
    Todo el poema es precioso, pero es cierto que muchas veces ser un poco diferente, nos hace sentir como si nos dejaran de lado, y ese sentimiento duele.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  17. Mis respetos para esos seres y para todos aquellos que le dan su luz de la enseñanza y el amor a pesar de toda esa indiferencia.

    Mis respetos para ti, Carmen.

    Saludos y lindos días para ti y los tuyos

    ResponderEliminar