Seguidores

jueves, 20 de octubre de 2016


             El tren de cometas es el pincel del piloto. Con él pinta en el aire arcoiris, lazos y montañas de mil colores sobre un lienzo azul infinito.


TREN DE COMETAS

Cada rombo se suma en esa hilera
que conforma un tren de ilusiones,
con sus cometas en lugar de vagones:
un juguete al alcance de cualquiera.

Se frena el arco iris a la espera
de que sus colas se avengan a razones
llevando a cabo un vuelo en condiciones
para subir más alto en escalera.

La última se eleva la primera,
cara al viento, abriéndole su paso
a las que van delante en caravana.

Noventa grados hasta la frontera:
no cabe aplazamiento ni retraso.
Y a echarle un pulso al viento en su ventana.

Y luego, de repente,
el viento ganó el pulso entusiasmado:
dejando de soplar me ha derrotado.





5 comentarios:

  1. Bonito y original tu poema dedicado a los cometas.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Charo. El tema da mucho juego para escribir poesía. ¡Resulta tan mágico ver las cometas solas, allí arriba, sujetas simplemente por uno, dos o cuatro hilos, que parece imposible! Tengo mucho escrito sobre estos juguetes, tanto para niños como para adultos.

      Eliminar
  2. Precioso viaje lleno de color.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias, José Manuel.Si, volar cometas es como viajar por el cielo a la vez que diseñas un cuadro de colores por siempre inacabado.

    ResponderEliminar
  4. Por aquí paso Carmen.
    Me perdí el tren, pero ya estoy aquí para disfrutar de tus bellas letras.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar